dissabte, 2 d’agost de 2014

Colonizar bajo los puentes


Maria Gómez Llabrés
Proyecto: Bajo Puentes
Localización: México, D.F. (México)
Año: 2009

En sintonía con la tendencia de áreas verdes, el gobierno de la Ciudad de México está desarrollando un programa de conversión de lotes baldíos debajo de autopistas en áreas públicas conformadas por plazas.

La falta de áreas verdes y espacios recreativos en ciudades superpobladas llevó a que en los últimos años surgieran innovadoras propuestas de intervenciones urbanas públicas y privadas: huertas, parques, piscinas, bibliotecas, obras de arte y cines al aire libre, son algunos de los proyectos pensados para transformar zonas abandonadas en asombrosos espacios colectivos.
Al igual que en otras grandes ciudades, cuando se diseñaron los pasos a desnivel en la urbe no se definieron cuáles serían los usos de las áreas inferiores. Con el paso de los años se convirtieron en centros de comercio ilegal, acumulación de basura o lugar donde dormir para las personas sin hogar.

Buscando reconvertir estos espacios insalubres en sitios de convivencia ciudadana, el programa Bajo Puentes fue lanzado en 2009 por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Distrito Federal.
La idea se basa en un sistema de asociación público-privado donde el Gobierno no debe invertir dinero en manutención: los funcionarios proponen a emprendedores o dueños de negocios instalarse en el área con precios de renta por debajo del mercado. A cambio, los nuevos propietarios, que ingresan mediante el sistema de Permisos Administrativos Temporales Revocables (PATR), deben pagar impuestos que solventan los gastos de limpieza, construcción y mantenimiento.

Hasta el momento se rescataron y rehabilitaron cuatro bajo puentes, lo que comprende una superficie de 24.000m2. Según estipula el programa, sólo el 30% del terreno puede utilizarse para comercios u oficinas, mientras que un 50% es destinado para espacio público y un 20% para estacionamiento.
De esta manera, cada nuevo bajo puente se convierte en un lugar más seguro e iluminado con servicios como Wi-Fi, comercios, baños públicos, bancos, áreas verdes y de descanso, juegos para niños e instalaciones para hacer actividades físicas y deportes urbanos como skate.
Las autoridades quieren seguir desarrollando esta propuesta y recuperar 24 bajo puentes más, para que dejen de ser lotes baldíos y se conviertan en espacios comunitarios tendientes a fortalecer la identidad vecinal y regenerar el tejido social.