dimecres, 18 de juny de 2014

El paisaje como activador


Passatges bcn
Proyecto: Pasajes (Passagenwek)
Autor: Dani Karavan
Localización: Portbou, Girona
Año: 1994

En una pendiente pronunciada, con 87 peldaños, que lleva desde la pequeña plaza de entrada al cementerio hasta el mar. El pasadizo no ofrece ninguna ayuda al visitante, sólo puede ser recorrido con una atención concentrada. Es una estrecha escalera metálica encajonada entre planchas de hierro oxidado de 2,35m de altura en un corredor que, igual que un túnel, ha sido excavado en la pendiente. Cuando se ha recorrido un 75% del trayecto, un cristal se interpone en el camino impidiendo seguir la ruta. Al fondo, un remolino de mar, tan cercano como inaccesible. Y en el cristal, una cita que interpela el peso del pasado y la memoria. "Es una tarea más ardua honrar la memoria de los seres humanos anónimos que no la de las personas célebres. La construcción histórica se consagra a la memoria de aquellos que no tienen nombre". Karavan seleccionó esta cita de Benjamin en los trabajos preliminares de la tesis Sobre el concepto de la historia.

Pasajes es el nombre del Memorial que el artista israelita Dani Karavan realizó en Portbou en homenaje a Walter Benjamin, con motivo del 50 aniversario de su muerte. 
El Memorial Walter Benjamin en Portbou fue inaugurado el 15 de mayo de 1994 y se sitúa en las realizaciones integradas plenamente en el paisaje. Karavan posee una sensibilidad extraordinaria para dotar de vida propia los espacios urbanos y naturales en los cuales trabaja. Sabe captar su historicidad y disponer los elementos para que ésta misma aflore. Más que incorporar el paisaje, este se convierte en el activador de la obra misma. Intervenida por Karavan, la naturaleza agreste de los acantilados de la Costa Brava y los elementos propiamente mediterráneos como el olivo, la piedra y el viento, configuran un relato sobre su pasado como lugar de exilio y, al mismo tiempo, un ejercicio de memoria contemporánea.

El nombre escogido por Karavan, Pasajes, no sólo es una referencia al fatídico paso de Benjamin por Portbou, sinó también a la obra inconclusa de Benjamin, Passagenwek, obra monumental e inacabada en la cual el autor, desde 1927, reunía textos e imágenes para ilustrar los tránsitos y pasajes de la vida urbana y contemporánea. En su Memorial, Karavan trabajó en un sentido plenamente benjaminiano: conectando los rastros de dolor del pasado, la memoria y el exilio con la posibilidad de un futuro renovado. De hecho, el Memorial incorpora algunos de los conceptos más propios de este pensador: la filosofía de la historia, la necesidad de la experiencia, la idea de límite, el paisaje como aura y la necesidad de la memoria.

Vista desde el aire, la obra de Karavan se integra como pocas en el paisaje: se convierte en un pliegue más del paisaje mismo, un paisaje oxidado y granítico, una tierra seca y árida de rocas duras y grisáceas. Vista desde su interior, Karavan propone al visitante una verdadera experiencia: no quería imponer un único recorrido, deseaba dar plena libertad a cada cual para transitar y construir su propia experiencia. Sin moral, sin mensaje. Karavan consigue abrir posibilidades de experiencia y, con ello, revocar aquello que Benjamin atribuía como uno de los efectos más funestos del dolor del siglo XX: la imposibilidad de la experiencia.

dimarts, 17 de juny de 2014

Mare-Magnum II


Se trata de una pasarela ondulada de madera con dos aberturas, la cual se sostiene sobre el agua gracias a unos brazos de hierro. Cada hora en punto, se abre para dejar paso a las embarcaciones de recreo. Contemplar sus mecanismos sofisticados en movimiento es todo un espectáculo que vale la pena ver. 

Con 330 metros de longitud y una anchura de entre 8 y 30, la pasarela tiene una superficie de 6.000 metros cuadrados. 
El piso, incluido el del puente que se eleva en su parte medía para permitir el paso de pequeñas embarcaciones, es de tablones de madera muy resistente a los elementos y configura ligeras pendientes. El hormigón no existe. El metal y el cristal, sólo mínimamente. Pese a su función estética, casi monumental, el diseño de la pasarela ha tenido, por fuerza, que tener en cuenta las necesidades de las 300 embarcaciones amarradas en el Real Club Marítimo y el Real Club Náutico, para las que ha sido necesario prever dos pasos. 

Para las barcas de menor eslora existe uno franco, por debajo, de 15 metros de ancho. Si es un velero, el puente se abre a través de un mecanismo giratorio. La operación apenas dura 30 segundos. Algo más, cuatro minutos, tarda en abrirse el destinado a los grandes yates situado, junto al Portal de la Pau, donde una plataforma retráctil deja un espacio libre de 40 metros.

diumenge, 15 de juny de 2014

Mare-Magnum I

Passatges bcn
Proyecto: Rambla de Mar
Autor: Helio Piñón - Albert Viaplana
Localización: Barcelona
Año: 1994

La Rambla de Mar es un paseo singular sobre el agua, una continuación natural de las Ramblas de Barcelona. Su arquitectura moderna y forma minimalista constituyen la imagen más emblemática del Port Vell.

El paseo de la Rambla del Mar es una plataforma flotante que une el Portal de la Pau con el Moll d’Espanya, donde se ubica toda la zona lúdica del Maremagnum, Imax y los clubes náuticos. Su diseño es muy original en el pavimento de madera y formas sinuosas que recuerdan el estilo del artista modernista Jujol, así como también en las pérgolas curvadas que soportan las luces. 
Como lugar de paso para llegar al gran complejo lúdico y comercial, su vocación trasciende la mera utilidad funcional. Viaplana cree que esta premisa es esencial. Nunca quiso hacer una pasarela y reniega de tal nombre. A su juicio, su obra es lo más parecido a una "playa", donde la gente puede sentir la brisa, el olor, además de experimentar el movimiento de las aguas semicautivas.
En el lado de las golondrinas, en efecto, la plataforma desciende mediante suaves escalones hasta casi tocar el agua. No hay vallas -a diferencia de lo que ocurre en el otro lado- que impidan el paso. Únicamente unos bancos y unas mamparas perpendiculares de cristal marcan los límites.
Todo es irregularmente curvo, pensado para captar la atención del viandante. Los contornos, los paneles que difunden la luz nocturna... toman una multiplicidad de formas que se unen y separan ofreciendo desde cada rincón una visión diferente. "La arquitectura precisa actores. No es para ser contemplada estáticamente", explica Viaplana.

La obra trasciende más allá del propio edificio porque su intención va más allá de la propia arquitectura, sus actuaciones se entienden siempre como una parte de un todo, como un órgano más de la ciudad con un vínculo tan grande entre ellos que no se conciben por separado.

dimarts, 10 de juny de 2014

Crítica final

*panell realitzat per l'Andrea Caparrós i la Carme Garau, col·laboradores del PUc i estudiants UPC


Cloenda del curs quadrimestre primavera 2013|2014
PLACESPASSAGES
Territori Metropolità de Barcelona

diumenge, 8 de juny de 2014

Tradicions autòctones

Ángel Martín, estudiant Etsav


Encara en peu i en ús constant, els ponts de fusta construïts en la regió de Xina ara ja fa quasi 1000 anys demostren la verdadera habilitat dels primers mestres constructors. 
Els ponts, suspesos entre vessants d’exuberant vegetació i construïts a partir de la fusta dels arbres dels voltants, segueixen sent una part totalment funcional de la vida de les persones de les províncies de Fuijan i Zhejiang al llarg de la costa sud-est de Xina. 

Inclosos en la llista Nacional de Patrimoni Cultural Immaterial de la UNESCO, es construeixen totalment a mà utilitzant tècniques de trenat i la creació de juntes de caixa i metxa. Dels 100 ponts de fusta 19 d’ells es troben all comtat Shouning de la província de Fuijan, incloent els ponts Luanfeng i Yangmeizhou al poble de Xiadang, construïts en la època de la dinastia Ming 1368-1644. 
El pont Qiancheng, en el poble Tangkou, en Fuzhou, també en la província de Fuijan és encara més antic, ja que fou construït durant la dinastia Song del Sur, que va durar des de l’any 1127 fins al 1279. D’uns impressionants 62,7 metres de llarg i 4,9 metres de ample, ha sigut reconstruït varies vegades, però segueix sent una imatge icònica dels antics mètodes de construcció xineses. 

La construcció dels ponts està a càrrec d’una mà d’obra qualificada, amb un Mestre fuster que dirigeix la fusteria i un equip de treballadors. Els coneixements constructius passen de generació a generació, de mestres a aprenents o a familiars dins d’un mateix clan seguint estrictes procediments i utilitzant les eines tradicionals xineses tals com a regles Lu Ban, cavallets, destrals i cisells. Els mestres fusters dissenyen els ponts amb una gama d’arcs en funció del paisatge immediat, mentre que l’amplada de pas pot variar i ser de diferents estils, depenent del ús del pont. 
Per construir el suport del arc s’utilitza el sistema de trenat com es veu a les fotografies, les primeres tres files de troncs formen un sistema de recolzament, i una capa superior formada per cinc files més curtes de fusta uneix i relliga la part inferior amb la part superior del arc. Tota aquesta fusta que relliga el pont sencer es col·loca en les unions entre els extrems de manera que tot el pont es converteix en un conjunt sòlid. 
Aquests clans juguen un paper molt important en la construcció, el manteniment i la protecció dels ponts, i aquests ponts a la vegada juguen un paper molt important en la societat de les àrees on han sigut construïts, proporcionant llocs de trobada pels residents, espais de culte i fins i tot d’oci. 

Ambdós ponts, Luanfeng i Yangmeizhou, s’han enumerat com una de les relíquies culturals claus de l’estat Xinés, mentre que la pàgina web de la UNESCO ha publicat que els mètodes tradicionals per a la seva construcció dels ponts de la costa sud-est de Xina, han disminuït en els últims anys degut a la ràpida urbanització del país.

divendres, 6 de juny de 2014

Underground Party in Paris

Passatges bcn 
Proyecto: Stations Fantômes
Autor: Oxo Architectes
Localización: Paris, France
Año: 2014 (proyecto)

París es la ciudad de la luz. Su metro, uno de los más famosos del mundo. Algunas de sus estaciones, convertidas en espacios fantasma por haber sido abandonadas, volverán a utilizarse cuando se haga realidad esta propuesta definida por el estudio de arquitectura parisino Oxo Architectes, fundado por el arquitecto Manal Rachdi.

Su peculiar visión de la profesión, ocupada en desarrollar sistemas arquitectónicos que transforman la actual forma de investigación y análisis, le he permitido imaginar un mundo subterráneo de gran valor. 

Se buscaba volver a dotar de vida a estos lugares sombríos, dejados y sin actividad alguna. Se trata de un proyecto a largo plazo, con el único fin de que la ciudad vuelva a ocupar estos espacios en la medida que los necesite. Queda abierta la posibilidad de convertir, por ejemplo, una de las estaciones en una piscina o un gimnasio, y compensar de esta manera la falta de instalaciones deportivas y de ocio en algunas áreas de la capital francesa. Un teatro para artistas, coreógrafos, bailarines… o un club nocturno para la fiesta sin molestar a los vecinos. Un jardín subterráneo para un paseo un día de lluvia en un entorno singular… o una galería de arte o un restaurante. 

Nada tienen que ver estas propuestas con la función original de los espacios que hace más de 100 años, a mediados del año 1900 más exactamente, se inauguraran con motivo de los Juegos Olímpicos de la ciudad del Sena. El Métropolitain busca regenerar sus entrañas igual que lo quiere hacer Nueva York con su proyecto Low Line, un innovador plan que utiliza la tecnología solar para iluminar una histórica terminal del antiguo tranvía en el Lower East Side de Manhattan. Se trata de un parque subterráneo impresionante, que ofrece un hermoso espacio de esparcimiento y de atractivo cultural en uno de los entornos más densificados pero emocionantes del mundo.

dimecres, 4 de juny de 2014

Umbral colectivo

Passatges bcn
Proyecto: Passage 56
Autor: Atelier d’Architecture Autogérée
Localización: St. Blaise, Paris, France
Año: 2006


Este proyecto explora las posibilidades de un intersticio urbano para transformarlo en un espacio colectivamente gestionado. Passage 56 fue inicialmente un pasaje, que se cerró en la década de 1980 debido a la construcción de un bloque residencial. Este espacio, que no es apto para la construcción, se mantuvo cerrado y en desuso a partir de entonces.

En una inusual asociación entre la administración pública, organizaciones locales, profesionales y los residentes, un proceso abierto de consulta se organizó con el fin de compartir las sugerencias, posibilidades y las dudas inducidas por el callejón. Así surgió la idea de crear un espacio colectivamente administrado que puede albergar reuniones, proyecciones, talleres, además de intercambios comerciales y actividades en torno a la jardinería.

Desde el principio y a lo largo de un prolongado y abierto proceso participativo, instalaciones temporales, dispositivos tecnológicos y acontecimientos públicos se utilizaron para dar a conocer las propuestas arquitectónicas diferentes y someterlas al juicio de los residentes. Esta forma de trabajo continuó a través de la fase de construcción con un mínimo coste, que el cual se llevó a cabo con materiales reciclados, recolectados por los propios residentes.

Una construcción de madera, suspendida entre los dos edificios que flanquean el pasillo, constituye un umbral entre el espacio público y el jardín colectivo de doscientos metros cuadrados. La construcción, con una cubierta verde, alberga una oficina verde desde la que se gestionan las actividades relacionadas con el jardín. Las paredes, que están hechas de palets reciclados, transforman los límites del sitio en dispositivos interactivos, que en lugar de separar, multiplican el intercambio y las conexiones. El espacio cuenta con paneles solares, fosos de compost y un sistema de recogida de aguas pluviales y de almacenamiento de manera que produce casi toda el agua, fertilizantes, alimentos y la energía que consume.

Este proyecto es un ejemplo de la aparición de nuevas formas de espacio público que no culminan en la construcción física de un objeto diseñado sino que son desarrolladas continuamente como una producción social, cultural y política.